viernes, 24 de noviembre de 2017

Dios- Familia espiritual



Sumario de temas para hoy :

- El Espíritu y su evolución(II)
- Dios- Familia espiritual
- Mediumnidad
-Perdonad para que Dios os perdone



                     EL ESPÍRITIU Y SU  EVOLUCIÓN (II)

.../...                         

 
   EL HOMBRE ES EL AUTOR DE SU PROPIO DESTINO
Y si hasta llegar a su condición de espíritu, esta chispa divina, este principio espiritual ha tardado milenios, a partir de ahora su evolución no será distinta, porque el espíritu no podrá, en una sola existencia como hombre, conquistar esa perfección en el Amor y la Sabiduría, sino que, por el contrario, necesitará de muchas existencias físicas, de todas las que sean necesarias.
Y como la vida eterna es una sucesión de existencias entrelazadas y relacionadas todas entre ellas, es lógico y justo que en una vida se tenga que arreglar lo que en otra vida se ha estropeado, y, por el contrario, de lo que se ha obrado hoy correctamente, es justo que se reciba su beneficio en un futuro. Es decir, que con el libre albedrío, aparece también la Ley del Karma o Ley de causa y efecto, que será la encargada de regularizar estas acciones del hombre.
Por lo tanto, el hombre, con su libre albedrío, tendrá libertad para obrar, pero fatalidad para recoger sus resultados, es decir, que el hombre es el autor de su propio destino y personalmente responsable por los efectos buenos o malos que resulten de sus acciones. Dicho de otro modo: la siembra es libre, pero la cosecha será obligatoria.
Seamos conscientes de que cada espíritu trae al reencarnar un programa de vida establecido, donde están previstas sus metas mínimas y máximas, dentro de un tiempo determinado, siendo cada vida trazada por lo Alto, bajo el más elevado sentido de Justicia, y que detrás de cada existencia hay todo un trabajo de estudio, preparación y seguimiento desde el mundo espiritual, con el único fin de que el hombre pueda reparar sus errores, reestablecer el equilibrio roto y progresar en su evolución.
Y a partir de ahí, nada sucede por casualidad, pues los acontecimientos o hechos importantes que le ocurran al hombre, no serán más que la consecuencia de sus actos y conducta pasada.
Y que estos acontecimientos o sucesos que nosotros no desencadenamos conscientemente, por muy lamentables que sean, es porque los merecemos, y que, esto que ahora juzgamos como malo o perjudicial, podemos estar bien seguros de que es lo que necesitamos para nuestro aprendizaje y lo mejor para nuestro proceso evolutivo.
Dios nos ha dado el libre albedrío y nosotros hemos creamos la fatalidad, por eso, esos sucesos que normalmente se atribuyen al destino o a la mala estrella de cada uno, no son sino “artimañas” de las que se sirve la Justicia Divina para alcanzar a aquellos que han infringido sus normas y proporcionar al espíritu trasgresor de las Leyes Divinas, la posibilidad de integrarse de nuevo a ellas.
Sepamos, pues, aceptar con optimismo esas pruebas que se nos puedan presentar, sufriendo sus cargas con esperanza en el futuro, sin aumentar sus efectos con la desesperación y con la rebeldía. 

Pero no nos confundamos, porque esta aceptación o resignación, no debe entenderse como un conformismo absoluto que lleve al hombre al abandono y a la renuncia de intentar hacer cualquier acción para mejorar la situación en la que se ha encontrado, porque el peor de los sufrimientos siempre es temporal y provisorio, y durará solamente hasta que se agote la causa que lo originó, y nosotros no sabemos cuál es el alcance real de esta situación, y en cualquier momento ésta puede cambiar.
Confiemos en Dios, por que Él sabe siempre lo que es mejor para cada una de sus criaturas y estemos convencidos de que no cae una sola hoja de un árbol sin que Él lo sepa y lo permita.
Pero para entender bien todo ello, es imprescindible considerar todos los hechos y acontecimientos desde el punto de vista espiritual y contemplar la presente existencia sólo como un eslabón más en la cadena de toda la trayectoria del espíritu, ya sea como encarnado en sus sucesivas vidas o como desencarnado. Y que con la muerte o desencarnación (que no es más que la separación del espíritu del cuerpo carnal), el espíritu vuelve al mundo espiritual con todas las características particulares que le son propias, con los mismos sentimientos y con las mismas pasiones, con las mismas virtudes y con los mismos defectos que tenía mientras estaba encarnado, formando ambos estados, el físico y el espiritual, un conjunto armónico, donde las experiencias vividas en una parte, repercuten en la otra y viceversa.
En consecuencia, juzgar algo teniendo en cuenta sólo esta presente vida es un enfoque erróneo, desvirtuado e incompleto, que nos llevará a no entender nada, a caer en la incredulidad y la negación de la Justicia y Misericordia de Dios.
( Continúa y finaliza en el siguiente).....

                               *************


                                        

           DIOS - FAMILIA ESPIRITUAL 

Existe Un plan que engloba a todos los seres de la Creación y a todo lo que existe. Aunque para cada espíritu existe un plan concreto de evolución, porque cada ser de la creación es amado, y está destinado a ser feliz. En ese plan de evolución personal participan multitud de seres en diversos grados de evolución, ayudando a cada espíritu a recorrer ese camino. 


Tenéis una familia espiritual. Todos y cada uno de vosotros sois queridos por multitud de seres espirituales. Empezando por Dios, y continuando por vuestro guía espiritual, que jamás os abandona y otro buen número de espíritus. Muchos son amigos, familiares ya fallecidos, de esta y de otras vidas. Además, por si fuera poco, todos y cada uno de vosotros tenéis un espíritu perfectamente afín a vosotros mismos, el compañero perfecto por el que empezar a sentir lo que es el amor verdadero. Algunos de ellos pueden estar encarnados al mismo tiempo que vosotros y pueden formar parte o no de vuestra familia carnal, o ser simplemente personas amigas. 

- ¿Y cómo puede ser que siendo uno tan querido se sienta muchas veces tan solo? 


* Porque vivís desconectados del mundo espiritual, ignorantes de vuestra conexión con otros seres que os son afines, tanto aquellos que están encarnados simultáneamente con vosotros, como los que os apoyan desde el mundo espiritual, inconscientes de vuestra misión en la Tierra, tan entretenidos como estáis en ver sólo lo que vuestros sentidos y lo que vuestra mente os dicen, tan ajenos a lo que podéis percibir desde el sentimiento. Tened clara una cosa, aunque os sintáis solos en el mundo físico, jamás estáis solos de parte del mundo espiritual. A cada uno le corresponde descubrir esa conexión, descubrir esa sutil puerta tras la cual encontrareis vuestra auténtica vida, una puerta que sólo la llave del sentimiento puede abrir. Pedid sinceramente y se os ayudará a despertar vuestra sensibilidad, y se os reconfortará de vuestras penalidades. Pero tendréis que despojaros de vuestras corazas anti-amor para sentirlo. Porque al que quiere estar solo y aislado del mundo, se le respeta su deseo. 

- ¿ Como sabemos que existe Dios, alguien lo ha visto ? 


* ¿Acaso no has visto su obra? El Universo, la vida, tú mismo. Dios no puede estar más cerca de ti de lo que está. Pero él no te obliga a que tú le reconozcas y te abras a él. Hace falta que tú quieras sentirlo, percibirlo. Pero si esperas ver a alguien como tú, de tu tamaño, con ojos, cara, brazos y piernas, entonces jamás lo reconocerás, porque Dios es mucho más que eso. Sería como si una célula de tu cuerpo preguntara: 
“¿Dónde está el cuerpo al que pertenezco, que no lo veo?” “Estás en él, célula ¿No te das cuenta?”. Y la célula diría: “¡Pero si yo lo único que veo son células, células y más células como yo por todas partes!” Pues estudia tu propia naturaleza, tu propio funcionamiento, y las relaciones que estableces con otras células, y las de ellas entre sí, cómo se organizan tan maravillosamente para formar un conjunto, y observa lo que forma ese conjunto. Entonces, célula, podrás conocer y reconocer el cuerpo del que formas parte. 

- ¿Dónde podemos encontrar entonces pruebas de la existencia de Dios? 


* Primero en tu propia existencia y luego en la existencia de lo que te rodea ¿Cuál puede ser el origen de un ser que siente y piensa, consciente de su propia existencia? ¿Y de un 
Universo tan perfectamente engranado? No puede ser la nada, porque la nada no puede crear algo tan complejo y bello a la vez. ¿O acaso alguien puede creer que una bella sinfonía puede ser confeccionada tocando teclas de un piano al azar? Pues de la misma manera no puede ser que algo tan bello y tan complejo a la vez como el Universo, la Vida y el Ser Humano sea fruto de la casualidad, sino que lo es de la causalidad. 

- ¿Pero por qué tiene que ser Dios el que lo haya creado todo? ¿Acaso no existe en la naturaleza un poder de crear? 


* Así es. Pero ¿de dónde viene el poder creador de la naturaleza? ¿De dónde proceden las leyes que rigen el Universo? Reconocéis que en la naturaleza, en el Universo, existe un poder creador, y unas leyes, las leyes de la Física, de la Química, de la Biología, que lo estructuran, que lo ordenan, de manera que los científicos, cuando descubren algún 
fenómeno desconocido, no lo atribuyen a la nada, sino que intentan buscar la causa que lo provocó. Es decir, que vosotros admitís en vuestro día a día que una de las leyes del Universo es que no existe efecto sin causa. Pero a la hora de responder a la pregunta ¿cuál es el origen del Universo, es decir, la primera causa?, vosotros mismos, y en contra de la propia ley de causa-efecto que aceptáis como válida el resto del tiempo, no tenéis problemas en admitir que fue un efecto sin causa, es decir, ¡que surgió de la nada! ¡Esto es un contrasentido! Por tanto, debe existir una primera causa de todo, y esa es Dios. 

- ¿Por qué tiene que ser Dios necesariamente el que lo haya creado todo? ¿Acaso los humanos no somos capaces de crear cosas bellas y complejas? Ahí están la música, etc… 


* Cierto, porque vosotros también tenéis poder creador. Pero si lo tenéis, ¿de dónde procede? En el Universo existen muchos seres en diferentes estadios de evolución, con mayor y menor capacidad de crear que la vuestra, según su grado de avance. Pero habremos de admitir que, si ellos tuvieron un principio, por la ley de causa y efecto, debieron ser creados por algún proceso anterior, y que en realidad el poder creador de los seres creados se ejerce sobre algo ya creado, siguiendo unas leyes ya existentes. Por tanto, llegamos a un punto en el que necesitamos encontrar un principio creador que no haya sido creado, sino que haya existido siempre y que siempre existirá, y que haya 
establecido las leyes y los principios de todo lo que existe, y ese es Dios. 

- Admitamos sólo como mera posibilidad que Dios pudiera existir. En el hipotético caso de que Dios existiera, yo tendría curiosidad por saber quién y cómo es ese supuesto Dios, tan escurridizo que no se deja ver a simple vista. 


* Por la obra conocerás al autor. Conócete a ti mismo y el mundo que te rodea y estarás comenzando a conocer a Dios. Ya que en la criatura están las potencialidades del creador, si imaginas todas las buenas cualidades humanas en el grado más perfecto que puedas, estarás comenzando a dibujar un bosquejo de Dios que, aunque muy imperfecto, será el más avanzado que puedas tener de él, dada tu capacidad actual. 

- ¿Cuáles son esas cualidades? 


* Amor, sabiduría, justicia, verdad, humildad, generosidad, sinceridad, sensibilidad, comprensión, compasión... 

- ¿Existen cualidades de Dios que no podemos poseer? 


* Sí. El Creador es inmutable, omnipotente, increado y ha existido siempre. La criatura, aunque no tiene fin, tiene un principio. Es mutable, ya que está en constante perfeccionamiento y aunque su capacidad de progreso no tiene límite, porque aumenta constantemente, no es infinita. 

- Y si ese ser es tan perfecto... ¿Por qué permite que exista el mal en el mundo? 


* Él permite que las criaturas experimenten a su aire, que aprendan de sus errores. El mal del mundo no surge de Dios, sino de las criaturas en proceso de evolución, que debido a su desconocimiento de las leyes espirituales, actúan contra los otros seres de la creación. 

Sebastián de Arauco.



                                                     *******************************



                                                               
                                                                     
                          MEDIUMNIDAD

                              ( Transcripción de un comunicado espiritual del Dr. Bezerra )


    Hijos, la mediumnidad es el pábulo espiritual que os sustenta la creencia en la inmortalidad. Pase lo que pase, no os apartéis de vuestros deberes mediúmnicos, procurando el propio fortalecimiento y los de vuestros hermanos. El intercambio con el Mundo Espiritual fue refrendado por el Cristo, que, transfigurándose en el Tabor, mantuvo estrecho contacto con los espíritus de Moisés y Elías. Más tarde, Él mismo, por diversas veces, aparecía redivivo a los ojos de los compañeros, consintiendo, inclusive, que uno de ellos tocase en sus heridas, para certificarse de la realidad de la Vida más allá de la muerte.
     Las alegrías que os serán advenidas del cumplimiento de vuestras obligaciones en la mediumnidad compensaran todos vuestros dolores y sacrificios. Disciplinaos. Creced en Espíritu y veréis vuestras facultades mediúmnicas ampliarse en sus posibilidades. Todo camino de ascensión es repleto de obstáculos. No queráis saltarlos a prisa, mas estad convencidos de que el éxito en cualquier demanda tiempo de preparación.
No dudéis en hora alguna de la acción de los desencarnados sobre vosotros…
Devotad la práctica del bien a los semejantes, creando un ambiente propicio para la Fe. La ociosidad conduce el alma al escepticismo. La indiferencia ante el dolor de quien llora relega al descanso los asuntos pertinentes al alma.
¡Tened la Fe en vosotros mismos! No vaciléis en la tarea que os haya sido confiada en vuestro sencillo círculo de actividades doctrinarias. Elevaos mentalmente y equilibrad vuestros sentimientos para transmitir con la fidelidad posible los recados del Más allá. Sobre todo, preocupaos en ser intérpretes de buenas obras…
Hijos, el ejercicio de la mediumnidad con Jesús no exime al médium de sus pruebas. Verted el amargo llanto de que os  cause  la ingratitud de los hombres, prefiriendo las lágrimas derramadas en el cumplimiento del deber  antes que la satisfacción ilusoria de quien deja de hacer lo que debe por lo que quiere.


Bezerra de Menezes. Espíritu.

                                                        *****************************



                                                                           

                 PERDONAD PARA QUE DIOS OS 
                               PERDONE

1. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. (San Mateo, cap. V, v. 7). 


2. Porque si perdonareis a los hombres sus pecados os perdonará también vuestro Padre celestial vuestros pecados. -Mas si no perdonareis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestros pecados. 

La misericordia es el complemento de la dulzura, porque el que no es misericordioso no puede ser benigno y pacífico; la misericordia consiste en el olvido y el perdón de las ofensas. El odio y el rencor denotan un alma sin elevación de grandeza, pues el olvido de las ofensas es propio de almas elevadas que están fuera del alcance del mal que se las quiere hacer; la una siempre está ansiosa, es de una susceptibilidad sombría y llena de hiel; la otra está serena, llena de mansedumbre y de caridad. 

    Desgraciado del que dice: yo no perdonaré nunca, porque si no es condenado por los hombres, ciertamente lo será por Dios. ¿Con qué derecho reclamará el perdón de sus propias faltas, si él mismo no perdona las de los otros? Jesús nos enseña que la   misericordia no debe tener límites, cuando dice que debe perdonar-se al hermano, no 
siete veces, sino setenta veces siete veces. 

    Mas hay dos modos muy diferentes de perdonar; el primero, es grande, noble, 
verdaderamente generoso, sin segunda intención, que maneja con delicadeza el amor 
propio y la susceptibilidad del adversario, aunque este último tuviera toda la culpa; el   segundo, es cuando el ofendido, o el que cree estarlo impone al otro condiciones   humillantes y hace sentir el peso de un perdón, que irrita en vez de calmar; si le tiende la 
mano, no es por benevolencia, sino con ostentación, a fin de poder decir a todo el mundo: ¡Mirad si soy generoso! En tales circunstancias, es imposible que la reconciliación sea sincera de una y otra parte. No, ésta no es la generosidad, es uno de los modos de satisfacer el orgullo. En toda contienda, el que se manifiesta más conciliador, el que prueba más desinterés, más caridad y más verdadera grandeza de alma, ese se captará siempre la simpatía de las personas imparciales. 

EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO. ALLAN KARDEC.

                                                       ******************************




jueves, 23 de noviembre de 2017

¿ El Espíritu, puede involucionar?


Sumario de temas:

- El Espíritu y su evolución
- Periespíritu
- Destinos y Pruebas
- ¿ El Espíritu, puede involucionar?


                      ***********************************************************

EL ESPÍRITU Y SU EVOLUCIÓN


      Allan Kardec definió el Espiritismo como “la doctrina que trata y estudia el origen, la naturaleza y el destino de los espíritus”Lo cual quiere decir, ni más ni menos, lo que ya desde la más remota antigüedad se preguntaban los filósofos de aquellos tiempos, es decir: quién soy, de dónde vengo y a dónde voy.
El Espíritu, es el principio inteligente del Universo, la centella divina emanada de Dios, Su Creador, que desciende al mundo material para desarrollar el germen que posee en sí mismo con todos los atributos de la Divinidad y con todas las facultades que están destinadas a convertirle, por medio del trabajo y del esfuerzo personal, en un ser superior capaz de conquistar la Sabiduría y el Amor.
Esa chispa divina, como simple principio espiritual, sin conciencia de sí mismo, en su evolución, pasa por los tres reinos de la naturaleza: el mineral, el vegetal y el animal, deteniéndose en cada uno de ellos miles y miles de años, desarrollándose y adquiriendo las experiencias que cada forma de vida podía ofrecerle.
Esta evolución del principio espiritual, siempre ha ido unida a una evolución de la materia que le servía de instrumento y de medio de manifestación, en una transformación continuada hacia formas cada vez más complejas en lo morfológico y un desarrollo constante y progresivo en lo psíquico, a través de la acumulación de informaciones, porque todas las experiencias pasadas y todas las vivencias sufridas las ha ido archivando y recogiendo el principio espiritual en su psiquismo.
De esta manera y forma, después de múltiples y sucesivas repeticiones, el principio espiritual se va desarrollando, hasta tal punto que le faculta y prepara para dar el paso más importante en su evolución hasta el momento: la adquisición de conciencia propia.
Para ello, este principio espiritual, una vez finalizado todo este periplo de existencias de miles y miles de años, es preparado en el Mundo Espiritual, para sufrir la transformación necesaria que le convierta ya en espíritu individualizado, y poder continuar en su evolución dando un salto hacia un nuevo reino: el reino hominal, ensayando en una nueva forma aún más compleja y perfecta que las anteriores: el cuerpo humano, aunque, lógicamente, al principio sea en cuerpos primitivos y rudimentarios.
Es decir, que en el hombre, este principio espiritual, es ya un espíritu individualizado, con conciencia propia, que empieza a desarrollar su razón y que tiene la capacidad analítica de sentir y saber que existe por medio de su propio raciocinio.

EL HOMBRE COMO UN SER DE TRIPLE NATURALEZA
El hombre es un ser complejo, compuesto por una triple naturaleza: humana, astral y espiritual, es decir, cuerpo carnal, cuerpo fluídico y alma o espíritu.
.El cuerpo carnal es temporal y transitorio, estando destinado a la desintegración total y su función es la de servir como instrumento y medio de manifestación del espíritu en el mundo material.
.El cuerpo fluídico o periespíritu es inmortal, envuelve, configura e identifica al espíritu, evolucionando paralelamente a la propia evolución éste. Es una organización viva, en la cual se imprimen y repercuten todos los acontecimientos que impresionan la mente del propio espíritu, por lo que toda su historia está grabada y se refleja en él. Su función es la de servir como intermediario entre el espíritu y la materia.
.El espíritu es eterno y constituye en el hombre su verdadera individualidad, individualidad que mantiene a través de todas sus existencias. De él irradia la vida, la inteligencia, la voluntad y el sentimiento; el Espíritu es quien piensa, quien desea, quien siente y quien ama.
Aunque cada uno de estos principios (el humano, el astral y el espiritual) tienen sus propias características, funcionan como un sistema y un conjunto organizado y coordinado: el espíritu quiere, el periespíritu o cuerpo fluídico transmite y el cuerpo físico ejecuta; y en sentido contrario, donde el cuerpo físico recibe, el periespíritu transmite y el espíritu siente.
Espíritu y cuerpo, mente y materia, son complementos uno del otro, que se interrelacionan constantemente a través del periespíritu, quien se encarga de plasmar las necesidades evolutivas del espíritu en la forma física. Sin esta visión global de la realidad del hombre, basada en el espíritu y en los reflejos de su psiquismo en el cuerpo físico, su análisis es siempre deficiente e incompleto.
Y de tal manera esto es así, que la gran mayoría de enfermedades que sufre el hombre, no son más que las faltas e imperfecciones provenientes de su espíritu, que se manifiestan en el cuerpo físico. Y que mientras que para el ser humano, la salud significa el equilibrio perfecto de sus órganos físicos, para el mundo espiritual, la salud es la perfecta armonía del espíritu. Por eso, el mejor remedio para cuidar la salud del cuerpo, es cuidar primero la salud del espíritu.
Tengamos en cuenta que el hombre no es que tenga un espíritu, sino que es un espíritu encarnado; el hombre no es un cuerpo con un espíritu, sino que es un espíritu que da vida a un cuerpo.

APARECE EL LIBRE ALBEDRÍO
A diferencia de los otros reinos de la Naturaleza por los que ha transitado, sin más preocupación que dejarse llevar por la inercia de las propias leyes de la vida física, ahora se encuentra, el espíritu, que esta adquisición de conciencia propia y capacidad de raciocinio, hace que se enfrente, por primera vez, a la situación de tener que escoger y tomar decisiones propias. Es decir, aparece el libre albedrío. Y con él, la responsabilidad del hombre por sus actos.
Y será, precisamente, del buen o mal uso que el hombre haga de este libre albedrío, lo que va a marcar, a partir de este instante, su futura evolución. Y este buen o mal uso, dependerá de respetar y seguir las Leyes Divinas, las Leyes de Dios, (únicas Leyes que rigen la Vida) basadas en el Amor y la Fraternidad entre todas las criaturas.
En las primeras etapas como hombre, la capacidad de utilizar este libre albedrío es mínima, porque esta capacidad, lógicamente, va en relación directa con la propia evolución del espíritu. Es decir, que a menos evolución, menos capacidad de ejercitar el libre albedrío y también menos responsabilidad; y que a más evolución, más capacidad de poder ejercitar el libre albedrío, pero también, entonces, más responsabilidad.
Por tanto, a partir de este momento, el hombre deberá luchar contra los instintos y bajas pasiones que trae de la vida animal e inferior que aún arrastra y desarrollar los atributos de Dios existentes en su intimidad espiritual. El hombre viejo, producto de los instintos de la animalidad, debe desaparecer para dejar paso al hombre nuevo, en quien deben predominar los sentimientos y la razón, el Amor y la Sabiduría.
Y que para lograr eso, el hombre debe contar, básicamente, con su trabajo y esfuerzo personal. No hay gracias ni favoritismos para nadie, cada uno de nosotros tendrá que caminar con sus propios pies.    ( CONTINUARÁ ).....
-Alfredo (Barcelona).

                                          ***************************************



                                              PERIESPÍRITU


                       

       Término utilizado en la doctrina espírita, que proviene del vocablo griego peri, que significa alrededor y del latín spiritus, que significa espíritu. Lo que significaría alrededor del espíritu. Hipócrates lo denominaba Ehormon. Pitágoras, como carne sutil del alma. Aristóteles lo consideraba como cuerpo sutil y etéreo. Orígenes lo indicaba como aura. 

   Pablo en Corintios I 15:44 dice así: «se siembra cuerpo físico y se levanta cuerpo espiritual, si hay cuerpo físico también lo hay espiritual». 

   En la misma Epístola, 15:53 «porque esto que es corruptible tiene que vestirse de incorrupción y porque esto que es mortal tiene que vestirse de inmortalidad». 

   Allan Kardec nos dice en el Libro de los Espíritus, que hay tres cosas que existen en el hombre:
 - El alma o ser inmaterial.
 - El cuerpo o ser material. 
- El lazo que une el alma al cuerpo físico, llamado periespíritu. 

   En la pregunta 93 del Libro de los Espíritus, pregunta Kardec:

 – «¿El espíritu propiamente dicho no tiene envoltura alguna o como se pretende está rodeado de una sustancia cualquiera?.-  El espíritu esta envuelto en una sustancia vaporosa para ti, muy grosera aún para nosotros, pero suficientemente vaporosa sin embargo para poderse sostener en la atmósfera y trasladarse adonde quiera. 

-¿De dónde toma el espíritu la envoltura semimaterial? Del fluido cósmico universal de cada globo y, por esta razón, no es igual en todos los mundos». 

   El periespíritu es la primera y principal derivación del fluido cósmico(1). Es materia sutilizada y plástica. 

   Según el profesor Gustavo Geley y el Dr. Jorge Andrea, los átomos del periespíritu están formados por elementos químicos conocidos, además de otros desconocidos por el hombre encarnado. Elementos de hidrogeno y de uranio, que en la Tierra representan los límites de la materia atómica conocida. 

   El cuerpo periespiritual y el cuerpo físico tienen origen en el mismo elemento primitivo; ambos son materia aunque en dos estados diferentes. Su organización es más valiosa que la física, con una importancia fisiológica y un metabolismo propio. Esos órganos tienen funciones semejantes a los de la materia, pero no iguales, pues la nutrición del periespíritu es muy diferente y condicionada al plano espiritual que habita. 

   Cuanto más evolucionada sea la entidad espiritual, mayor será la velocidad con que vibran los átomos del periespíritu. De la misma forma, conforme el adelantamiento moral del espíritu sea mayor, mayor será el espacio entre las moléculas que componen el periespíritu, de ahí la menor densidad de su cuerpo espiritual. 

   Los espíritus llamados a vivir en un mundo, sacan fluidos de aquel para formar su periespíritu. Sacarán de las partes más densas o más sutiles del mundo donde vayan a encarnar, dependiendo de su evolución. 

Funciones del periespíritu: Personalizar e identificar al espíritu.
   Es el responsable de la organización biológica, la idea directriz.
   Principio de las comunicaciones mediúmnicas y de los fenómenos espíritas en general. 
   Intermediario entre el espíritu y la materia propiamente dicha. Ya que el espíritu directamente no puede obrar sobre la materia, es el encargado de plasmar en el cuerpo las órdenes emitidas por el espíritu. El espíritu manda, el periespíritu transmite y el cuerpo ejecuta. 

   Archivo de experiencias reencarnatorias. La información que capta el periespíritu sólo en una existencia podría ocupar un área aproximadamente de 16.000 km3 con las actuales técnicas de miniaturización con que se elaboran los ordenadores. 

   Si no existiera el periespíritu, verdadero archivo donde se registran todas las impresiones, si fuese sólo el sistema nervioso el lugar donde quedan esas impresiones grabadas, cuando la sustancia que forma el tejido nervioso se renovase, se perdería con la sustitución. 

   Los soviéticos comprobaron en la Universidad de Alma Ata, Kazajstán, como se retiraba totalmente el cuerpo bioplasmático después de la muerte física y emplearon el detector de pulsaciones biológicas para comprobar que se encontraba cerca del cuerpo. 

Propiedades: 
   Expansibilidad y flexibilidad: Por su naturaleza semimaterial(2), el periespíritu es flexible y expansible. Constituido con bases en principio químicas semejantes en sus propiedades al hidrógeno, expresándose en moléculas relativamente distanciadas por el pensamiento, puede expandir, contraer y modificar su apariencia. Puede dar fenómenos de desdoblamiento, emancipación y bicorporiedad.

    El espíritu no se encuentra encerrado en los límites del cuerpo. Por su naturaleza fluídica y expansible irradia hacia el exterior. En el libro de Obras póstumas, de Allan Kardec, 1ª parte, ítem 2, dice que el periespíritu no se encuentra encerrado en los límites del cuerpo como en una caja. Esta propiedad es muy importante, ya que experiencias científicas efectuadas en la antigua Unión Soviética, Estados Unidos y Gran Bretaña, comprueban la existencia del llamado campo energético, el cual viene a demostrar la afirmación de Kardec hace 150 años. 

Absorción: Es por esta capacidad que puede absorber sustancias finas o groseras de la materia. Energías buenas o incluso vapores de comidas etc, también pueden los obsesores(3) absorber energías de sus víctimas. 

Penetrabilidad: Puede penetrar cualquier estructura material. 

Plasticidad: Es debido a esta propiedad que el periespíritu puede modificar su forma externa. Su plasticidad es afectada por los desgastes del alcohol, la droga, la nicotina, por las tentativas de suicidio, etc. 

   Ninguna alteración se fija en el cuerpo físico, para transmitirse por herencia a sus descendientes, si primero no se fijó en los genes; y ninguna alteración se fija en los genes, si primero no se fijó en el periespíritu. 

   En razón de la densidad de nuestro psiquismo, ejecutamos actos que violentan nuestra organización física, destruyendo órganos, alterando sistemas y desarmonizando las energías, situaciones éstas que se imprimen en el periespíritu, causando los mismos efectos que se dieron en el cuerpo físico, como sucede con los efectos posteriores que se dan en el organismo periespiritual como consecuencia del suicidio, el aborto, el abuso de las drogas, del alcohol, del sexo, etc. 

   Algunos autores interpretan que el periespíritu con la evolución del espíritu desaparece, pero en El Libro de los Espíritus, en la pregunta 186 nos dice: 

   «¿Existen mundos en los cuales el espíritu, dejando de habitar cuerpos materiales, no tenga otra envoltura que el periespíritu?» 

   Los espíritus responden: «Sí, y esta misma envoltura se hace tan etérea, que para vosotros es como si no existiera; tal es el estado de los espíritus puros».
    El hombre y la mujer con sus pensamientos y actitudes, palabras y actos, crean en lo íntimo la verdadera forma espiritual de que se revisten. Cada crimen, cada caída, dejan deformidades y surcos horrendos en el cuerpo del alma, así como cada acción generosa, cada pensamiento superior, añaden belleza a la forma periespirítica. 

   Hay criaturas bellas y admirables en la carne y que en el fondo son verdaderos monstruos mentales, del mismo modo que hay cuerpos torturados y detestados en el mundo, escondiendo espíritus angélicos. 

- Rafael Arias-

(1) Fluido cósmico: También llamado fluido universal, es la materia elemental primitiva, de cuyas derivaciones y modificaciones, se constituyen la infinidad de cuerpos de la naturaleza. Cap. XIV El Génesis, de Allan Kardec.

 (2) Decimos que es semimaterial, esto es, pertenece a la materia por el origen y a la espiritualidad por su naturaleza etérea. 

(3) Obsesores: espíritus que aún no alcanzaron cierta elevación moral y que influyen en los pensamientos de ciertas personas desestabilizándolos y, en ocasiones, llegando incluso a absorberles las energías. Libro de los Médiums, cap. XIII.

                                                 *************************************************



                             DESTINOS Y PRUEBAS

-Sebastián de Arauco-



                                                       
Jamás os lamentéis. Todo lamento debilita las fuerzas internas, necesarias para superar las dificultades.
No obstante, si cambiamos de actitud mental, enfrentándonos a las vicisitudes adversas de la vida, con valentía, con determinación firme de superación; quedaremos sorprendidos al apreciar que tales dificultades u obstáculos, no son tan grandes y tremendos como parecían.
Y a los más jóvenes, os decimos: No temáis nunca a los obstáculos y vicisitudes adversas que la vida os presente, porque ellos son necesarios para fortalecer vuestra voluntad. Por adversas que sean las circunstancias y vicisitudes que la vida nos presente, pensad siempre que, en vosotros existen las fuerzas mentales necesarias para superarlas. Mantened una actitud mental de triunfadores (sin jactancia). Pensar siempre en el éxito en todo trabajo que realicéis, en toda idea que deseéis realizar; y de ese modo estaréis poniendo en acción vuestras fuerzas mentales que os llevarán al éxito en todo lo que os propongáis, con altitud de miras.
Poned todo vuestro entusiasmo en vuestro trabajo y estudio, con lo cual os será más fácil y agradable, y os ayudará a progresar en vuestra ocupación, cual ella sea. Poned vuestro empeño y agrado en las tareas difíciles, y estas perderán su fuerza de resistencia y dejarán de ser difíciles.
Toda tarea por difícil que parezca, deja de serlo cuando se aprende a superarla. Y la primera condición necesaria para superarla, es no tomar la actitud desacertada de rechazo, porque debilita la voluntad. Y sí, aceptarla, pero con una actitud mental de firmeza y realización, que es la de los triunfadores.
Nadie ni nada podrá vencer, a quien está firmemente determinado a triunfar en lo que se proponga. Sabido es y comprobado está, que el pensamiento es energía mental, y por ley de vibración y afinidad, pueden atraerse a la mente, energías realizadoras, que ayudarán a vencer toda dificultad. Por esa misma ley mental, todo aquél que piensa y tema las dificultades, atraerá hacia sí fuerzas debilitantes.
Todo aquél, cual sea su condición y sus vicisitudes, que mantenga una actitud mental realizadora y se determine firmemente a la superación de las vicisitudes adversas, las superará. De ello, no tengáis la menor duda. Con la ventaja de que en cada superación irá acrecentando su fortaleza.
Resumiendo, en toda prueba que nos corresponda pasar, ¡no desfallezcamos!, aceptémosla, abracémosla con firme intención de superarla. Confiemos plenamente en la ayuda de Dios y recibiremos las fuerzas necesarias para superarlas.
Ahora vamos a exponer otros argumentos recibidos en un mensaje, en relación con este tema, cuya procedencia podemos identificar por su contenido.
“El hombre vive envuelto en la niebla que su egocentrismo le crea, y de ese modo no puede percibir las maravillosas vibraciones espirituales que le rodean. Su empeño constante en la búsqueda de satisfacciones humanas y materiales, le incapacita para captar la armonía de esas vibraciones.
Los humanos pensáis sólo en vosotros mismos, en la satisfacción de vuestras necesidades humanas, de vuestras ambiciones, de vuestros deseos humanos; olvidando que todo eso que consideráis primordial en vuestra vida, es menos que secundario.
Aun cuando vivís en un mundo físico y denso, cuyas vibraciones están en armonía con la naturaleza física, tenéis en vosotros una fuerza inmensamente superior que desconocéis, una fuerza que puede conectaros con los planos de vibraciones sutiles, si las empleáis; pero, no les dais importancia y no las utilizáis.
No obstante, sabed que esa fuerza maravillosa, fuerza espiritual que poseéis, puede realizar todo aquello tras lo cual corréis enloquecidos, descuidando la Verdad en vosotros y la verdadera finalidad de vuestra existencia humana.
Necesario es que vuestras fuerzas espirituales comiencen a actuar sobre las vibraciones físicas densas. Para ayudaros a lograr esa realización que os corresponde, os ponemos ante problemas humanos que constituyen para vosotros verdaderas pruebas que debéis superar. Pero, muchos de vosotros os enredáis en las mallas de esas pruebas. Algunos llegáis a superarlas y otros os quedáis por tiempo enredados en ellas, sin pensar que tenéis en vosotros fuerzas poderosas, que fácilmente podríais liberaros de ellas. Son pruebas imprescindibles para vosotros, son pruebas cuya superación constituye el “sello espiritual ” que necesitáis para entrar en la verdadera acción misionera a la cual sois llamados… ”

Destinos y pruebas 5 por: Sebastián de Arauco

                                                           ************************************************





                                                                                            


                     ¿ El espíritu puede involucionar?

   El proceso de involución en los seres espirituales humanos y en sus sociedades, es frecuente,  pero siempre lo es  con carácter  temporal  y  limitado.  Esto casi siempre  supone un aparente paso atrás, pero que  sin embargo no supone nada más que  un impulso para después retomar  con nuevos bríos  nuestro camino  hacia  adelante.  
Nada retrocede jamás en la Creación, pues los errores y caídas también son sabiamente aprovechados por la Ley de Evolución, para hacernos progresar porque nos aportan una experiencia que formará parte de nuestra madurez espiritual para  siempre.

  Si la involución  o retroceso total y definitivo  existiese realmente, conformaría  otra ley cósmica  opuesta a la de la Evolución que es siempre en sentido ascendente y progresivo,  con lo que  por la potencia de dos leyes naturales y contrarias, se anularían entre ellas, de modo que de esta forma el ser humano y la Naturaleza toda, no dejarían  de oscilar eternamente entre la evolución  o progreso y la involución o retroceso, ( un pasito adelante y otro pasito atrás, y se repite esta secuencia indefinidamente), lo cual  supondría un estancamiento infinito y permanente, nunca un avance, y evidentemente como vemos,  esto no es así.

Ciertamente existen pueblos y culturas que parecen haber degenerado en sus aspectos  éticos, morales  y sociales, sin embargo la ley de la Evolución solo actúa en dirección ascendente y progresiva hacia la Perfección, la Sabiduría y el Amor. Si analizamos retrospectivamente nuestra historia, vemos como han habido civilizaciones y culturas que degeneraron o desaparecieron dando paso a otras mucho más atrasadas o primitivas. La clave de esta aparente  involución humana  la podemos encontrar  cuando comprendamos los entresijos de la evolución y de la Reencarnación que la hace posible. Se puede entonces comprender que  los Seres que poblaron una  espléndida civilización del pasado, no son los mismos que posteriormente  en el tiempo han venido a nacer en el seno de esa civilización o en la misma zona geográfica ,  y estos  al ser más atrasados que sus antecesores,  han  ido  degradando  la  antigua sociedad y viciando las  ancestrales culturas, pueblos y sociedades que les precedieron en el pasado .

Es de señalar que existen indicios arqueológicos claros y sorprendentes de que antes de lo que llamamos nuestra Prehistoria, en este mismo planeta parece ser que debió de existir una  Ante-Prehistoria  en la que,  tal vez  existieron  civilizaciones humanas tecnológicamente  avanzadas, pero que por alguna causa terminaron  desapareciendo de la faz de la Tierra, dejando posteriormente paso a las  razas humanas actuales, descendientes en cuanto a su parte animalizada  y material, del reino animal, pues en un principio nuestro cuerpo y  tal vez nuestra alma en cuanto a los instintos, partieron de un orden de primates  que evolucionaron hacia  su transformación en seres humanos.             ¿ Cómo ese salto evolutivo tan importante? . Esto, quizás pudo ser  debido a  una manipulación genética,  tal vez realizada por científicos de aquellas civilizaciones anteprehistóricas, quizás muy avanzadas,  o quizás llevada a cabo por Seres inteligentes mucho más evolucionados en lo moral y en lo científico, procedentes de otros mundos físicos del Universo, con arreglo a una planificación cósmica para el proceso evolutivo de la Tierra y los espíritus que en ella  deberán evolucionar. Esta adecuación genética nos pudo hacer  físicamente  aptos para dar el paso definitivo entre el reino animal y el del Ser humano  que  continuó  evolucionando ligado individualmente a su Espíritu Divino consciente y pensante, lo  cual  nos  dio categoría humana.

   También, en otra tesis válida, pudo ser que cuando llegaron a la Tierra, desterrados del mundo que habitaban en otro lejano planeta, (el Paraiso Perdido que cuenta la Bíblia)), los Espíritus atrasados que en su mundo de procedencia entorpecían  el progreso del resto más adelantado, hubo finalmente  una separación de ellos, y estos más atrasados fueron traídos a la Tierra, en donde en principio, al no haber seres humanos, tuvieron que reencarnar en los cuerpos de los animales más evolucionados psíquicamente que encontraron con un parecido físico  semejante al de ellos,  ( simios de unas determinadas especies;  de ahí las diversas razas humanas actuales), que tal vez fueron condicionados geneticamente para que los cuerpos de estos primeros humanos venidos de más allá de las estrellas, fueran gradualmente transformados con sus periespíritus adaptados a nuestro planeta, hasta tener el aspecto  y prototipo humano actual. Esto es solamente una hipótesis, pero la creo muy posible.

         Las  sociedades  evolucionan  a  medida  que  lo  hacen sus indivíduos, pero si  estos van  cambiando  en cada  época,  las civilizaciones y  pueblos aunque  hayan   tenido  un  pasado de  esplendor  se  pueden  ver degeneradas con  el paso del   tiempo a causa de las nuevas generaciones de espíritus degradados y diferentes que reencarnan en su seno.      
    Asimismo  también se puede  dar  el caso opuesto  y  esto  lo podemos  ver   en  civilizaciones y culturas  que  en  apenas una   generación  demuestran un  extraordinario cambio positivo de aptitud, mentalidad y  progreso con  respecto a  sus antecesores.

        Se da también la paradoja de que en este mundo “civilizado”, aún existen en lo más recóndito  de algunas selvas, grupos humanos o tríbus que llamamos “salvajes” porque se encuentran  tal vez como el hombre civilizado de hoy, lo estaba  hace  miles de años. No se debe confundir ante estos casos a la evolución humana de las civilizaciones y  los pueblos, con la evolución individual de cada ser humano. En este mundo nuestro, clasificado como de “expiación y pruebas”, quedan rincones para que Seres procedentes de “mundos primitivos”, reencarnen en esos pueblos primitivos  como paso previo antes de comenzar a reencarnar en el seno de otras civilizaciones y pueblos más avanzados que  habitan nuestro planeta. No es que esos Espíritus no hayan evolucionado en miles de años y el resto sí; se pueden considerar  como recién llegados con la sola experiencia de los mundos primitivos que vivieron anteriormente y en los que desarrollaron su propia cultura , generalmente  de plena integración en la Naturaleza, y en esas tríbus primitivas encuentran la antesala que les dará paso mediante la reencarnación  a  otros pueblos integrados en la clasificación de “Mundos de Expiación y Pruebas”, que serán el auténtico crisol para  su adelanto evolutivo a través de muchas vidas en ellos como seres humanos..

- Jose Luis Martín-

 “No hay fin, solo existe el camino, la evolución no se termina nunca, se transforma a la imagen del ser que la vive”.
                                Proverbio japonés-



                                                               ***************************************