sábado, 4 de abril de 2015

HOMOSEXUALIDAD


ENTREVISTA CON DIVALDO PEREIRA FRANCO SOBRE HOMOSEXUALIDAD



Divaldo Pereira Franco
Responde
¿Cómo tratar al hijo homosexual? ¿Debemos aceptarlo, corregirlo, condenarlo, en fin, cercear su personalidad, cuando ella sea un inconveniente? ¿Cómo el padre espirita, principalmente, debe encauzar ese problema dentro de su hogar?
Divaldo – Primero, tenemos el deber de acompañar al hijo desde la infancia, para observarle las tendencias y la conducta comportamental. Muchas veces,  los padres frustrados estimulan comportamientos equivocados en la conducta sexual de sus hijos: la madre que esperaba una niña,  y vino un niño; ella comienza  a vestir al niño de niña, a transferir sus conflictos y las cosas no realizadas  para el hijo, o el padre que deseaba un hijo varón para preservar el nombre,  y vino una hija; el pasa a tratarla con dureza, porque en el inconsciente, está marcando  a ese espíritu profundamente y sometiéndolo  a una conducta de comportamiento sexual que  no armonizará su psicología  con su anatomía.
Si los padres, desde temprano, acompañaran el desarrollo emocional de los hijos, notarían las primeras manifestaciones que los alertarían para el homosexualismo, que, al final de cuentas, es una experiencia evolutiva en el proceso de desenvolvimiento de los valores éticos del ser.
El Espiritismo, de forma alguna, es contrario a la estructura homosexual del individuo, no comulgando, sin embargo con la pederastia, la entrega del homosexual  a los hábitos y prácticas perturbadoras, lo que es muy diferente.
La persona puede tener una sensibilidad masculina en un cuerpo femenino,  sin embargo no es necesario que tenga una vida promiscua solo porque existe ese choque entre su psicología y su anatomía.
 Si los padres acompañan al hijo, al llegar el momento  en el que en la pubertad  sienta necesidad de  mantener relaciones homosexuales, ellos lo advertirán, orientaran, más no expulsaran al hijo del hogar. Aquel que tiene el problema, es quien más necesita de paciencia y ayuda.
Muchas veces, se confunde, la ayuda que se da  como anuencia o convivencia con el error. Ahora, si el afligido, estando a nuestro lado, se entrega a conductas reprochables, fuera de nosotros,  se entregará a la promiscuidad, a la prostitución. A nuestro lado, por lo menos, conserva el pudor, la dignidad, y menos se rinde a  los estados angustiantes del comportamiento. Si lo hace, los padres deben llamarle la atención, estableciendo un código de ética mientras permanezca en el hogar… A partir de la desobediencia de ese compromiso, que asuma su propio papel, viviendo la vida como le plazca.
Los hijos no son de los padres y si de la Vida, como asevera Gibran Khalil Gibran, en El Profeta. No educamos a los hijos para nosotros.
Es común un padre, una madre decir:  yo me decepcioné con mi hijo.
Psicológicamente esa es una postura equivocada y espiritualmente, aun lo es más. Los educamos para ellos mismos, y deberemos darles la libertad para vivir conforme consideren  la mejor manera de ser felices.
Antes, presentaremos las directrices  de paz, sin embargo, la opción es de ellos. No cabe, de ese modo,  a los padres detestarlos, expulsarlos del hogar,  por arrobos de pudor herido, cuando los hijos demostraran su propia preferencia sexual, duera de los padrones procreativos. Somos del parecer  que el homosexualismo es una experiencia para el Espíritu y no una enfermedad, como pretenden algunos estudiosos. Sea, sin embargo, como fuera, el hijo homosexual merece  la necesaria asistencia, educación y amor.
( Aportado por Merchita)
                                     **************************

¡CADA DÍA ES UNA HOJA EN BLANCO UNA NUEVA OPORTUNIDAD!

El propósito de todo ser humano es alcanzar la felicidad sin perder la noción de responsabilidad individual por los propios actos.

Ser feliz es posible a través  de la libertad con responsabilidad. Quien no es capaz de asumir las consecuencias de sus actos, no conseguirá vivir  con la conciencia en paz y en armonía.
 Ley de Causa y Efecto
Intente dejar de lado sus culpas y sus miedos, y empiece con perdonarse a usted mismo y seguir adelante tratando de no cometer los mismos errores y de perdonar a quienes le hayan lastimado a fin de que pueda adquirir instrumentos que posibiliten alcanzar la paz que desea.

Retire el  velo que cubre su visión de sí mismo, despojarse de la ropa que el mundo le ayudó a tejer  y vístase con el manto de la sencillez y con  deje salir ese amor que hay en su corazón, a fin de captar el significado más profundo y los sentimientos de fraternidad que usted tiene  en su interior. 

Acuérdese que no hay nada en el mundo  que valga más que la paz interior. Y que ella, para ser real, debe manifestarse en el mundo  en su práctica diaria y en su vida, con cada persona que este a su alrededor.

 La felicidad real y la paz verdadera son vividas en el mundo si cada uno quiere, porque nadie nos ha prohibido amar, somos nosotros quienes ponemos barreras de odios y rencores que no nos dejan amar.

Reúna ese amor que tiene en su corazón y junte-lo a  sus mejores intenciones, fortalézcase con las mejores energías y entre en contacto siempre con  Dios agradeciendo la vida que tiene y todo lo que él nos da para seguir adelante y trabaje siempre en encontrar su plena felicidad. ah!!! y No se olvide de repartirla por donde pase  y con quien esté, pues eso es la garantía de su crecimiento personal.

Cada día es una hoja en blanco, una nueva oportunidad que Dios nos da para grabar nuestras buenas acciones con amor fraterno hacia nuestro prójimo y hacia nosotros mismos; ahora imaginen la bondad de nuestro Padre Celestial al darnos un nuevo año, el  año 2012 ya inicio, no olvidemos seguir aplicando en nuestras acciones las enseñanzas que nuestro maestro y hermano Mayor Jesús de Nazareth nos dejo como un bello legado de amor para el crecimiento de la humanidad; la paz y el amor fraterno depende de cada uno porque Dios no prohíbe que las apliquemos en nuestras acciones y pensamientos;

 Y tú qué piensas escribir en esas hojas en blanco que Dios nos da en la vida llamados días?, responde para ti, porque cada uno es responsable de ese libro que escribimos cada día; amemos sin esperar nada a cambio y combatamos la violencia con amor, que hayan pasado lindos momentos al lado de su familia y seres queridos  en paz y armonía, abrazos con amor fraterno!!

Rogelia de Bravo
Enviado por Damas Heliosophicas Guatemala 

                                  *****************************

Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y nos alegramos poco por lo mucho que tenemos...”
(W. Shakespeare)

                                 ******************************

                 
     LAS REFLEXIONES DE MERCHE

Todos los vicios son malos, pero es la soberbia  la más temible, pues siembra tras de si todos los demás vicios. Cuando penetra en el alma, se adueña de ella, se acomoda  a su gusto y se fortifica en ella hasta el punto de hacerse inexpugnable. Ella es la hiedra monstruosa siempre preñada  y cuyos vástagos son monstruosos como ella.

Todo el que se deja inundar por ella, es un desgraciado porque no podrá liberarse de ella  sino es a costa  de terribles luchas, a consecuencia de sufrimientos dolorosos, de existencias oscuras, de todo un porvenir de envilecimiento y de humillación, pues es el único remedio para los males que engendra la soberbia.

Este vicio constituye el azote más grande de la humanidad. De el proceden todos los desgarramientos de la vida social, las rivalidades de clases y de pueblos, las intrigas, el odio y la guerra. Inspirador de locas ambiciones, ha cubierto la tierra de sangre  y de ruinas, y es también es el quien causa nuestros sufrimientos  de ultratumba, pues sus efectos se extienden hasta más allá de la tumba.

No solo nos desvía la soberbia del amor a nuestros semejantes, sino que hace imposible todo mejoramiento, abusando de nuestro valor y cegándonos con nuestros defectos. Solo un examen riguroso de nuestros actos y de nuestros pensamientos nos permite reformarnos. Y el soberbio es el que menos puede  conocerse. Engreído de su persona, nada puede desengañarle, pues aparta con cuidado todo aquello que puede esclarecerle; odia la contradicción, y solo se complace en la sociedad de los halagadores.

Corrompe las obras más meritorias. A veces, incluso las torna perjudiciales para quienes las realizan. El bien, realizado con ostentación,  con un secreto deseo de ser aplaudido y glorificado, se vuelve contra su autor. En la vida espiritual, las intenciones, los móviles ocultos que nos inspiran  a hacer las cosas reaparecen como testigos, abruman al soberbio y reducen a la nada sus meritos ilusorios.

La soberbia nos oculta toda la verdad. Para estudiar con fruto el Universo y sus leyes, se necesita, ante todo, la sencillez, la sinceridad, la rectitud del corazón y de la inteligencia, virtudes desconocidas por el soberbio.

El hombre sencillo, humilde de corazón, rico en cualidades morales, llegará más pronto a la verdad, a pesar de su inferioridad posible de sus facultades, que el presuntuoso, vano de ciencia  terrestre y sublevado contra la ley, que le rebaja y destruye su prestigio.
La enseñanza de los Espíritu nos pone de manifiesto, bajo su verdadera luz, la situación de los soberbios en la vida de ultratumba. Los humildes y los débiles  de este mundo se encuentran allí más levados; los vanidosos y los poderosos, empequeñecidos y humillados. Los unos llevan consigo lo que constituye la verdadera superioridad: las virtudes, las cualidades adquiridas con el sufrimiento; en tanto que los otros han de abandonar a la hora de la muerte títulos, fortuna y vano saber. Todo lo que constituye su gloria y su felicidad se desvanece como el humo. Llegan a los espacios pobres, despojados, y esa súbita desnudez, contrastando  con su pasado esplendor, aviva sus preocupaciones y sus grandes pesares. Con una profunda amargura, ven por encima de ellos, en la luz, a aquellos a quienes desdeñaron  y despreciaron en la Tierra. La soberbia, la ávida ambición  no puede atenuarse y extinguirse sino mediante vidas atormentadas, vida de trabajo y de renunciación, en el transcurso de las cuales el alma soberbia en si misma, reconoce su debilidad y se abre a mejores sentimientos.
En las horas de peligro, todas las distinciones sociales, los títulos y las ventajas de la fortuna se miden en su justo valor. Todos somos iguales ante el peligro, el sufrimiento y la muerte. Solo su valor moral los distinguirá. El más grande en la Tierra puede convertirse uno de los últimos en el espacio, y el mendigo puede vestir un traje resplandeciente. No tengamos la vanidad de los favores y de las ventajas pasajeras. Nadie sabemos lo que nos reserva el mañana.

 Merchita 

                                               **********************************


MI HERMANO EL PROJIMO

¿Quién es nuestro prójimo?  Es una interrogación que aún permanece para muchos, a pesar de los siglos transcurridos, desde las explicaciones del Maestro en la Parábola del Samaritano.
Por falta de ese entendimiento, algunas veces dejamos de atender a uno u otro, creyendo no ser nuestra responsabilidad.
Posiblemente, en el siglo XX, una de las criaturas que mejor había entendido sobre la identidad del prójimo haya sido la religiosa Madre Teresa.
Erigiendo el Hogar de las Misioneras de la Caridad, paso a atender a los pobres más pobres, iniciando en Calcuta, en la India. 
Se cuenta que, nunca al caer de la tarde, en Calcuta, cuando las cayes estaban repletas, el transito confuso y las luces de la ciudad a todos atraían la atención, ella y dos compañeras más se dirigían a un callejón aislado, entre oscuras calles.
En aquel local, el torbellino de los sonidos de las bocinas, de los tubos de escape de los coches y el barullo de las personas no llegaban sino como apagado eco.

Lo que allí había eran solamente los gemidos sordos de los que fueron olvidados por la multitud.
Las tres mujeres se aproximan al local. Los olores venidos del callejón no las espantan. En nombre de la fraternidad, rumbeaban siempre más adentro.

Teresa percibe la figura de un enfermo. Es un hombre, carcomido por el cáncer. La dolencia le devorará casi la mitad del cuerpo. Por todos era considerado un caso perdido.
Teresa se aproximó y comenzó a lavarlo. La reacción del enfermo es de desdén. El le pregunta: ¿Cómo consigue usted soportar el mal hedor de mi cuerpo?
Ella no respondió, apenas sonrió, prosiguiendo en su tarea, con extremada delicadeza, como si estuviese bañando a un recién nacido.
La señora no es de aquí, habla el enfermo otra vez. Nadie por aquí actúa como la señora.
Los minutos pasan y el enfermo está ahora limpio. Ante el dolor que le agoniza las carne, en una típica expresión indiana, exclama: ¡Gloria a ti mujer!
No, responde la Madre Teresa. Gloria a usted, que sufre con Cristo.
El sonríe. Ella también. Una sensación de alivio se estampa en la cara del enfermo terminal. Las Misioneras de la Caridad lo recogen en el hogar que, para tales criaturas, edificaron en Calcuta.
Dos días después, entre atenciones y oraciones, en un lecho aseado, el moribundo se despide de la vida física.
El prójimo es siempre aquel que tiene la necesidad más premiativa, en el momento. Algunas veces, es el prójimo más próximo, en el propio hogar, en la vecindad, en el ambiente del trabajo.
Otras veces, es alguien que aguarda el gesto de amparo del Samaritano que transita por donde el se encuentra.
Partir en busca del dolor, para calmarlo es la actitud de quien se  enseñoreo de las palabras del Evangelio y habiéndolas abrigado en la intimidad del ser, las vive en esencia.
No siempre los mayores necesitados son los que buscan socorro, otros no lo hacen por vergüenza o por no disponer de condiciones mínimas para solicitarlo.
Son los encamados que permanecen en sus casas, los deficientes del habla que no consiguen expresarse, y tantos otros…
El prójimo es nuestro hermano, a nuestro lado o a distancia, desde que todos somos hijos del mismo Padre.
La Madre Teresa de Calcuta extendió su trabajo de amor por casi todo el mundo.
La invitación de los gobernantes de diferentes naciones, ella abrió sus casas de caridad en los más lejanos países.
Así, la meta de las Misioneras de la Caridad y de sus colaboradoras es buscar el dolor donde asile y atender al carente más carente.
Autor:
REDACCIÓN DEL Momento Espirita

                                     ************************************************



viernes, 3 de abril de 2015

Fantasías espirituales

¿Qué es el alma en el intervalo de las encarnaciones? 

- Un Espíritu errante que aspira a un nuevo destino y lo espera. 

224 a. ¿Cuánto pueden durar tales intervalos? 
- Desde unas pocas horas hasta unos cuantos millares de siglos. Por lo demás, no hay, en rigor, un límite extremo asignado al estado errante, que puede prolongarse muchísimo tiempo pero que, sin embargo, jamás es perpetuo. Tarde o temprano, siempre encuentra el Espíritu oportunidad de recomenzar una existencia que servirá para la purificación de sus vidas anteriores. 
224 b. Esa duración ¿se halla subordinada a la voluntad del Espíritu o puede serle impuesta como expiación? 
- Es una consecuencia del libre arbitrio. Los Espíritus saben perfectamente lo que hacen, pero hay también algunos para quienes es una punición infligida por Dios. Otros piden que se prolongue con el objeto de continuar estudios que sólo pueden hacerse con provecho en el estado de Espíritu. 
225. La erraticidad ¿es por sí misma un signo de inferioridad en los Espíritus? - No, por cuanto hay Espíritus errantes de todos los grados. La encarnación constituye un estado transitorio, ya lo hemos dicho: en su estado normal el Espíritu se halla despojado de la materia.
El Libro de los Espíritus 156 
226. ¿Es posible afirmar que todos los Espíritus que no están encarnados son errantes? 
- Los que deben reencarnar, sí. Pero los Espíritus puros que han llegado a la perfección no son errantes: su estado es definitivo. 
En lo que se refiere a sus cualidades íntimas, los Espíritus son de diferentes órdenes o grados, que van recorriendo sucesivamente, a medida que se purifican. Como estado, pueden tener los de: encarnados, esto es, unidos a un cuerpo; errantes, o sea, despojados del cuerpo material y esperando una nueva encarnación a fin de progresar, y Espíritus puros, vale decir, perfectos y que no tienen ya necesidad de encarnación.

EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS 
ALLAN KARDEC


                                                 ***********************


FANTASÍAS ESPIRITUALES

La principal característica de la Doctrina de Jesús es la ausencia de las fantasías. Teniendo como fundamento el amor, toda ella está estructurada en la simplicidad, sin exteriorizaciones aberrantes.

Ella vino a completar las enseñanzas de los profetas y a dar cumplimiento  a la Ley instituida por Moisés y demás Emisarios, estando el Evangelio constituido de un cuerpo doctrinario  de dulcificante esperanza y lenificadora paz.

No presentando ninguna agresión, ninguna embestida contra causas u hombres, doctrinas o éticas.

Ausculta al infeliz y lo anima a la prosecución de la jornada áspera de la evolución.

Ampara al desatinado y estimula al equilibrio con el que se podrá elevar a la victoria sobre las pasiones.

Todas sus lecciones están hechas de imágenes simples con un gran alto tenor de comunicación. Los textos más vigorosos no pierden la línea direccional de la pujanza del amor.

Cuando censura, embiste contra el error, amparando a quien se dejo victimar por el engaño.

Cuando condena, se dirige al egoísmo, auspiciando la reparación del egoísta.

Cuando llama, no atemoriza con amenazas, sino que antes, en voz imperativa, define las líneas de comportamiento a través de las cuales se hace posible la integridad moral del hombre.

No sistematiza técnicas ni sobrecarga de exégesis

Sus aspiraciones se inspiran en lirios del campo, redes del mar, aves del cielo, semillas de la tierra…

Varas, granos de trigo y mostaza, peces y panes, aceite, monedas y nácar inspiraron  los poemas incomparables de las parábolas que conservan su grandeza…
.
Molinos y asnos, lámparas, puertas y caminos, luz y tinieblas son las constantes enunciaciones  que nortean sin margen para equívocos…

Dolores y problemas, enfermedades crueles y dramas tormentosos  reciben cuidados especiales  que luego se consubstancian en alegrías, salud, buen ánimo…

Espiritas perturbados  y lúcidos aparecen a menudo en triunfal victoria de la vida sobre la muerte, sin vocerío verbalista ni discusión inoperante – comprobando la procedencia del esfuerzo individual a beneficio de cada criatura.

Son herederos de Dios los pacificadores, los pobres de espíritu, los perseguidos, los afligidos, los que lloran, los sedientos de justicia, los hambrientos, los limpios de corazón, los insultados, injuriados, y despreciados, en razón de ser fieles a la verdad, bienaventurados por triunfar sobre las vicisitudes transitorias….

Sustituyamos el temor por el amor a Dios.

El Señor de los Ejércitos es un Padre Amantísimo.

La Doctrina espírita  ofrece un fenómeno congruente  al restaurar  los postulados del evangelio, dándoles actualidad.

Ninguna imposición, ningún constreñimiento surge en la razón objetiva con la que se afirma en el consenso del pensamiento universal.

Ciencia experimental de largo porte, establece vínculos entre la fe y la razón, que se completan, en armoniosa identificación.

Quien comprueba cree, quien sabe cree y quien cree se transforma para mejor.

Religión de amor y caridad, estatuye la legitimidad de la renuncia y de la abnegación como fundamentales para la vida perfecta.

Todo el contexto de doctrina es contrario a la violencia, al temor, a la imposición.

Alienta al hombre en las luchas, más no le faculta el despotismo; ayuda al caído sin justificarle el disculpismo; atiende al enfermo y al perseguido, sin transferirles la necesidad de la reparación.

Lidiando con los Espíritus, advierte a los hombres en cuanto al Mundo  de la Erraticidad, cuyos habitantes, procedentes en su gran mayoría de la Tierra, prosiguen con los hábitos y valores que les son propios…

No estimula fantasías rocambolescas ni profetismo apabullante.

Las premoniciones que proceden de sus textos fulgurantes son alcanzadas  por la esperanza de la victoria del bien y fundamentadas en la perfecta identificación con la enseñanza de Cristo sobre el fin de los tiempos en que el mal desaparecerá, más los malos serán rescatados por la redención de ellos mismos.

No son Espíritus superiores aquellos que se atribuyen el derecho de inquietar a los hombres con pronósticos tenebrosos en relación al futuro o con fantasías exageradas sobre el progreso de la Tierra y la celeridad con que tal se dará.

Seamos cautelosos frene a las exageraciones de cualquier procedencia, profundizando  reflexiones en las fulgentes paginas del evangelio y de la Doctrina Espirita, en las cuales obtendremos valor  y recursos para el éxito de los intentos evolutivos.

Jesús es Maestro y Kardec se nos reveló como discípulo superior, modelo para nosotros, que deseamos alcanzar  la meta de la perfección.

El Espiritismo, a  semejanza del cristianismo, es claro como el Sol. Los errores que puedan aparecer en su nombre corren por cuenta de la invigilância de médiums ociosos y emocionalmente perturbados, más que no  alcanzan a la esencia de la Doctrina. Atraviesan por el movimiento tales profecías asustadizas, que agradan a una zona de mentes inquietas u ociosas y marchan al olvido.

Sin embargo, la Revelación, en toda su elocuencia, permanecerá como el faro bendito para los tiempos venideros del mañana, clareando rutas e iluminando conciencias en los rumbos de la Verdadera Vida.

 Divaldo Pereira Franco
Después de la Tempestad. Juana de Angelis.

                                        *******************************

¿ Qué sentido tiene y por qué existe la Reencarnación ?.-

Esta ley nos da tantas oportunidades como precisemos, para enmendar los errores del pasado y así poder avanzar progresivamente, enriqueciéndonos y perfeccionándonos en virtud y sabiduría a lo largo de muchas vidas como Seres humanos.
La Reencarnación es el modo dinámico como se desarrolla la evolución que impulsa el progreso del Ser espiritual en cada vida, y gracias a ella se hace esto posible, o sea que el auténtico sentido de la Reencarnación es llevar a cabo la evolución de cada espíritu a través de múltiples vidas en la materia.
En su infinito Amor, Dios no nos permite vivir tan solo una única existencia en una vida,para capacitarnos en Amor y sabiduría, por larga y buena que esta pudiese ser esa vida. Si así lo hiciese dándonos una sola existencia en este mundo sin posteriores oportunidades de progreso, sería comparable con la idea monstruosa y absurda de padre que condenase para siempre a su hijo, a que siempre fuese pequeño y a que nunca pudiese crecer ni pudiese llegar a ser algún día un ser adulto.
La evolución que se logra a través de la ley de la reencarnación ,como ya vimos, es otra ley natural que se apoya en ella y que como tal, está impresa en toda la Naturaleza y a todos nos afecta. Toda planta está destinada a crecer y todo fruto está destinado a madurar.
Para acercarnos a la Fuente Creadora, es necesaria la evolución de cada Ser espiritual individual que mora en nosotros, o mejor dicho, que somos nosotros mismos , y esta evolución o progreso acorde con el de todas las formas físicas y psíquicas de la Naturaleza, solo se logra mediante un periplo inicial de pasos por las vidas en los mundos físicos. Dios no nos ha creado perfectos, pero sí perfectibles, dejándonos el mérito de la perfección alcanzada por nuestro esfuerzo y voluntad ,aunque nos lo facilita al máximo mediante la ley de la solidaridad entre todos los espíritus y de la Caridad que es imperativo en la marcha ascendente de la evolución universal de los espíritus, cuando para facilitarnos el camino y dar fruto a nuestro esfuerzo, ha dispuesto la ayuda de otros seres espirituales, hermanos nuestros, que dese el plano espiritual nos inspiran y alientan a nosotros en este plano material, y así se nos ha dado el conquistar una felicidad valorada y auténtica , que es la felicidad lograda mediante nuestro trabajo personal y nuestro esfuerzo..
¿ Cómo si no, podríamos llegar a realizar lo que Jesús de Nazaret encomendó cuando dijo: “Ser perfectos como mi Padre Celestial es Perfecto” ?; ¿ quién podría llegar a alcanzar la Perfección Absoluta del Padre Celestial en una sola vida por larga que esta fuese?; además de que sería una injusticia permanente el tener que lograr esa perfección en medio de tanta desigualdad de oportunidades en cuanto a clases diferentes de vida humana, por su duración, su época, su cuna social, su estado de salud, etc. El motivo que fundamenta la Reencarnación es , definitivamente, la necesidad de progresar y de aprender de nuestro Espíritu, por medio de la experiencia humana,, evolucionando y desarrollando cualidades de Amor y Sabiduría , que son los atributos divinos que nos acercan al Creador.
Mediante la idea de la reencarnación se otorga al Ser humano el uso del libre albedrío para decidir a cada paso su destino, tanto en este mundo como en el del plano espiritual en que seguirá existiendo después de la muerte .

- Jose Luis Martín -

                                               ****************************


Estoy convencido de que, en verdad, se vuelve a vivir de nuevo; de que la vida emerge de la muerte y de que las almas de los muertos están vivas”.
_ Sócrates

**************************





domingo, 29 de marzo de 2015

Hijos con deficiencia

EL GENIO Y EL ARTE

El artista, de un modo general, vive casi siempre más en la esfera espiritual que propiamente en el plano terrestre.
Su psiquismo es siempre resultante de su mundo íntimo, lleno de recordaciones infinitas de las existencias pasadas, o de las visiones sublimes que consiguió aprehender en los círculos de la vida espiritual, antes de su reencarnación en el mundo.
Sus sentimientos y percepciones trascienden a los del hombre común, por su riqueza de experiencias en el pretérito, situación esa que, a veces, da motivos a la falsa apreciación de la ciencia humana, que le clasifica los transportes como neurosis o anormalidad, en sus errores de interpretación.
Es que, en vista de su posición psíquica especial, el artista nunca cede a las exigencias del convencionalismo del planeta, manteniéndose por encima de los preconceptos contemporáneos, deduciéndose que, muchas veces, en la demasía de inconsideración por la disciplina, a pesar de sus cualidades superiores, puede entregarse a los excesos nocivos a libertad, cuando está mal dirigida o falsamente aprovechada.
He aquí por qué, en todas las situaciones, el ideal divino de la fe será siempre el antídoto de los venenos morales, liberando el camino del alma para las conquistas elevadas de la perfección.
Hay artistas que triunfaron sin ningún amparo del mundo y se hicieron notables tan sólo por los valores de su vocación, sus obras  traducen algún recuerdo de su vida en el Infinito, significan la concreción de esas remembranzas profundas.
Todavía, no siempre constituyen un rasgo de las bellezas entrevistas en el
Más Allá por la mentalidad que las concibió, y sí recuerdos de existencias anteriores, entre las luchas y las lágrimas de la Tierra.

Modelos humanos, trajeron a la luz nada más y nada menos que sus propias recordaciones perdidas en el tiempo, en la sombra apagada del paisaje de vidas que se fueron. Con relación a los escritores, a los amigos de la ficción literaria, no siempre sus concepciones obedecen a la fantasía, porque son hijas de evocaciones innatas, con las cuales recomponen el drama vivido por su propia individualidad en los  siglos ya muertos.

El mundo de las impresiones de los artistas tiene permanentes relaciones con el pasado espiritual, de donde extraen ellos el material necesario para la construcción espiritual de sus obras.
Los grandes músicos, cuando componen piezas inmortales, pueden ser también Influenciados por recuerdos de una existencia anterior. Esta actuación puede verificarse en lo que se refiere a las posibilidades y a las tendencias, más, en el tema de la composición, los grandes músicos de la Tierra, con méritos universales, no obedecen a remembranzas del pretérito, sino a gloriosos impulsos de las fuerzas del Infinito, porque la música en la Tierra es, por excelencia, el arte divino.

Las óperas inmortales no nacieron del lodo terrestre, sino de la profunda armonía del Universo, cuyos cánticos sublimes fueron captados parcialmente por los compositores del mundo, en momentos de santificada inspiración.

Solamente de ese modo podréis comprender la sagrada influencia que la música noble opera en las almas, arrebatándolas, en cualquier ocasión, a las ideas indecisas de la Tierra, para las vibraciones de lo íntimo con el Infinito.

¿Los Espíritus desencarnados cuidan igualmente de los valores artísticos en el plano invisible para los hombres, ya que todas las expresiones de arte en la Tierra representan rasgos de espiritualidad, muchas veces extraños a la vida del planeta.

A través de esa realidad, podréis reconocer que el arte, en cualquiera de sus formas puras, constituye el objeto de atención cariñosa de los invisibles, con otras posibilidades que el artista del mundo está muy lejos de imaginar.

En el Más Allá, es con su concurso que se reforman los sentimientos más impíos, predisponiendo a las criaturas infelices a las experiencias expiatorias y purificadoras. Y es creciendo en sus dominios de perfección y de belleza que el alma evoluciona hacia Dios, enriqueciéndose en sus sublimadas maravillas.

Cualquier expresión emotiva debe ser disciplinada por la fe, porque su expansión libre, en la base de las incomprensiones del mundo, puede hacerse acompañar de graves consecuencias, ya que el  artista de genio puede  transformarse en instrumento del mal.


El hombre genial es como la inteligencia que hubiese alcanzado las más perfectas condiciones de técnica realizadora, por haber alcanzado los elementos de la espontaneidad; esa adquisición, sin embargo, no lo exime de la necesidad de progresar moralmente, iluminando la fuente del corazón.

En vista de que numerosas organizaciones geniales no hubieran alcanzado la culminación del sentimiento es que hemos contemplado, muchas veces, en el mundo, los talentos más nobles encarcelados en tremendas obsesiones, o anulados en desviaciones dolorosas, porque, encima de todas las conquistas propiamente materiales, la criatura debe colocar la fe, como el eterno ideal divino.

Todos los hombres deberán buscar los valores artísticos para su personalidad, a través de sus vidas numerosas el alma humana buscará la adquisición de esos patrimonios, porque es justo que las criaturas terrenas puedan llevar de su escuela de pruebas y de perfeccionamiento, que es el planeta, todas las experiencias y valores, susceptibles de ser encontrados en las luchas de la esfera material.

El arte evoluciona con los hombres y, representando la contemplación espiritual de cuantos la exteriorizan, será siempre la manifestación de la belleza eterna, condicionada al tiempo y al medio de sus expositores.

El arte, pues, será siempre uno solo, en su riqueza de motivos, dentro de la espiritualidad infinita.

Ponderemos, con todo, que, si existe hoy gran número de talentos con la preocupación excesiva de originalidad, dando lugar a las expresiones más extravagantes de primitivismo, esos son los cortejadores inquietos de la gloria mundana que, más distanciados del arte legítimo, no consiguen nada más que reflejar la perturbación de los tiempos que pasan, apoyando el dominio transitorio de la futilidad y de la fuerza.

Ellos, sin embargo, pasarán como pasan todas las situaciones inciertas de un cataclismo, como zánganos de la sagrada colmena de la belleza divina, que, en vez de espiritualizar la Naturaleza, buscan deprimirla con sus expresiones extravagantes y enfermizas.

El artista, de un modo general, vive casi siempre más en la esfera espiritual que propiamente en el plano terrestre.

Su psiquismo es siempre resultante de su mundo íntimo, lleno de recordaciones infinitas de las existencias pasadas, o de las visiones sublimes que consiguió aprehender en los círculos de la vida espiritual, antes de su reencarnación en el mundo.

Sus sentimientos y percepciones trascienden a los del hombre común, por su riqueza de experiencias en el pretérito, situación esa que, a veces, da motivos a la falsa apreciación de la ciencia humana, que le clasifica los transportes como neurosis o anormalidad, en sus errores de interpretación.

Es que, en vista de su posición psíquica especial, el artista nunca cede a las exigencias del convencionalismo del planeta, manteniéndose por encima de los preconceptos contemporáneos, deduciéndose que, muchas veces, en la demasía de inconsideración por la disciplina, a pesar de sus cualidades superiores, puede entregarse a los excesos nocivos a libertad, cuando está mal dirigida o falsamente aprovechada.

He aquí por qué, en todas las situaciones, el ideal divino de la fe será siempre el antídoto de los venenos morales, liberando el camino del alma para las conquistas elevadas de la perfección.

La perfección técnica, individual de un artista, así como sus más notables características, no constituyen la resultante de las actividades de una vida, sino de experiencias seculares en la Tierra y en la esfera espiritual, porque el genio, en cualquier sentido, en las manifestaciones artísticas más diversas, es la síntesis profunda de vidas numerosas, en que la perseverancia y el esfuerzo se esposaron para las más brillantes floraciones de la espontaneidad.

Los artistas, como los llamados sabios del mundo, pueden dirigir, igualmente, por las petrificaciones del convencionalismo terrestre, cuando en sus corazones no palpite la llama de los ideales divinos, pero, en la mayoría de las veces, han sido grandes misioneros de las ideas, bajo la égida del Señor, en todos los departamentos de la actividad que les es propia, como la literatura, la música, la pintura, la plástica.

Siempre que su arte se desate de los intereses del mundo, transitorios y perecible, para considerar tan solamente la luz espiritual que viene del corazón al unísono con el cerebro, en las realizaciones de la vida, entonces el artista es uno de los más devotos misioneros de Dios, porque sabrá penetrar los corazones en la paz de la meditación y el silencio, alcanzando el más alto sentido de la evolución de sí mismo y de sus hermanos en humanidad.

No debemos olvidar que el arte puro es la más elevada contemplación espiritual por parte de las criaturas. Ella significa la más profunda exteriorización del ideal, la divina manifestación de ese “más allá” que polariza las esperanzas del alma.

El artista verdadero es siempre el “médium” de las bellezas eternas y su trabajo, en todos los tiempos, fue tocar las cuerdas más vibrátiles del sentimiento humano, alzándolo de la Tierra hacia el Infinito y abriendo, en todos los caminos, el ansia de los corazones por Dios, en sus manifestaciones supremas de belleza, de sabiduría, de paz y amor.

-Emmanuel-

                                                          ********************************

                EL TEMOR Y LA DUDA …

Hace poco tiempo, antes de que finalice el año me pregunté; Cuántas cosas no hiciste por miedo?
Me costó bastante tiempo podes asimilar que el temor está arraigado en mi incluso, cuánto había influenciado en mi persona, en mis decisiones, en definitiva, en mi vida.
Pensaba, cuántas veces no decía mi parecer en algo, por miedo al enfado ajeno.
Pensaba, cuántas veces pudiste decir algo que ayudase a otro y no lo hiciste por miedo a equivocarte.
Cuántas veces no sometí mi conciencia por temor a Dios, siendo él un cúmulo de amor y entendimiento.
Cuántas veces no pude decir, acontecimientos de mi vida, por al miedo al qué dirán.
Cuántas veces no obré por tener temor de antemano.
Cuántas veces no dije, “Te amo” o no, por temor a la desilusión ajena y la propia.
Cuántas veces dudé de mi propia existencia y el temor a enfrentarla.
Cuántas veces le temí a mi ángel de la guarda por su moral, pensando que sus palabras son un reto hacia mi alma, siendo ellas las más dulces escuchadas.
Cuántas veces no escribí por temor a nombrar la palabra temor para no influenciar a nadie que las lea.
Cuántas veces debí ser fuerte para no dejar rastros de temores en la visión de cuantos me conocen.
También, cuántas veces sentí el temor ajeno antes las adversidades de la vida.
Cuántas veces sentí el dolor de los niños que lloran por miedo, ante los primeros pasos de nueva vida. Como el temor de la madre en la crianza de sus hijos.
Cuántas veces temí vivir, pero sin embargo estoy aquí.
Hoy, no siento miedo, aun así siento temor de que alguien me diga algo.
La duda y el temor son cosas normales en las diferentes etapas de la vida material e Espiritual, hasta suele ser un regulador de los actos de nuestra vida, que obra en concomitancia con la creación y las experiencias pasadas otrora.
No tomen este escrito literalmente, pero si a alguien le llega alguna frase, pues sabremos que somos falibles y que solo las grandes enseñanzas y la verdadera moral, nos hace inmune al miedo y al temor, dándonos la certeza de ser lo más ecuánime posible en un mundo donde aún nos queda mucho por saber en base a las verdades Universales.
Éste es un escrito de alguien que dudó y tuvo miedo, solo que hoy, puedo reconocerlo, dándole gracias a Dios, por saber que existe la verdad, el heroísmo y la fortaleza para quienes ya no dudemos del verdadero camino que ya se vislumbra de el horizonte infinito..
Un afectuoso abrazo
Juan Carlos





 ***************************


HIJOS CON DEFICENCIA


La expectativa que toma cuenta del periodo de gestación de la mujer es tan especial y admisible que se justifica la frustración o la  amargura que 
envuelve a tantos corazones, cuando constatan que sus vástagos, 
ansiosamente aguardados, son portadores de deficiencia física o mental o la conjugación de ambas.
 Es comprensible el dolor y la sorpresa que se 
alojan en las conciencias y en las almas paternas , al comenzar a pensar en las limitaciones y conflictos, agonías y enfermedades que acompañaran a sus hijos
, marcados irremediablemente, por toda una existencia de dependencias y limitaciones.

¿Cuántos son los padres, tomados por el amor propio, que huyen de la
 responsabilidad de cooperar con los hijos debilitados?

¿Cuantas son las madres que, transformadas en estatuas de dolor o rebeldía, abandonan a los hijos a la propia suerte, relegándolos a los vientos del destino?

Entretanto, se levanta un enorme contingente de padres y de madres que, al 
identificar los dramas en los que se hallan los hijos insertados, se llenan de
 ternura, de dedicación, viendo en los vástagos,  enfermos en el cuerpo o en la 
mente, la oportunidad de crecimiento y ennoblecida lucha en pro del futuro
 feliz para todos.

Su hijo con deficiencia, no lo dude, es alguien que retorna a los caminos
 humanos, después de infelices rutas de decrépito al orden general de la vida.

Sus hijos lesionados por las carencias corporales o psíquicas están en proceso de  resarcimiento, habiendo dejado atrás, en las avenidas del libre albedrío, las
 marcas del uso de la exorbitancia, de la insumisión o de la crueldad.
 Acostumbradamente, los individuos que se valieron del brillo intelectual o de la
 sagacidad mental para inducir al error, para destruir vidas en el mundo, para
 hacer daño, intrigando y maldiciendo, reencarnan con los centros cerebrales lesionados, en virtud de haberse atormentado con sus practicas inferiores, provocando procesos  de desarreglo en las energías del alma, localizadas en la zona de la estructura cerebral.

No solo intelectuales degenerados renacen con limitaciones psico cerebrales,
son los que vienen al mundo con esa limitación, sino también, los que resolvieron sumergirse en las fosas suicidas, destrozando el cerebro y sus núcleos importantes, manteniéndose con los fulcros de energías periespirituales bajo graves disturbios que deberán ser recompuestos por medio de la reencarnación

Individuos que, en el pasado, se lanzaron a la insana destrucción corporal, tirándose desde las alturas, o bajo pesados vehículos, o dejándose ahogar bajo la masa liquida, pueden retornar  ahora en la posición de hijos de su carne, marcados por el medio, por la tetraplegia, por la ceguera, mudez, sordez u otras dramáticas situaciones que están situadas en el terreno de las teratologías.
El despotismo implacable puede generar neurosis o epilepsias; el dominio cruel de masas indefensas y desprotegidas puede producir los mismos efectos.

Los homicidios crueles pueden acarrear infortunados cuadros epilépticos, produciendo sobre la red psico nerviosa adulteraciones en las energías circulantes, provocando paneles de frecuencia variada, de carácter simple o crónico.

       Sus hijos con deficiencias pueden estar en alguna  de esas 
condiciones, necesitados de su comprensión e asistencia, para que sean 
capaces de superar las propias deficiencias, colocándose aparejados de
 resignación y esfuerzo intimo para que se suplanten a si mismos, 
caminando para Dios, después de ser  atendidos los proyectos redentores de
 la Divinidad.

Ame a sus hijos con Problemas del cuerpo o de la mente, o de ambos, cooperando con ellos, con mucha paciencia y con el tributo de la ternura, para que puedan salir victoriosos de la expiación terrena, avanzando para vuelos más altos rumbo a nuestro Creador.

Llénese de cariño, de paciencia, de tranquilidad interior, viendo en nuestros hijos enfermos las joyas bendecidas que el Padre confía a nuestras manos para que las pulamos.

 Por otro lado, vale considerar que si usted los tiene en sus brazos para su asistencia y sus cuidados, paternales o maternales, es por razón de sus envolvimientos y compromisos con ellos.

Usted podrá haberlos recibido por renuncia  y elevado amor de su parte, más, podría ser  que usted este directamente ligado a las causas que determinaron los dramas de sus hijos, cabiéndole no  alimentar remordimientos  impropios, mas, si, auxiliarlos e impulsarlos para la propia recomposición, en cuanto a usted, igualmente, avanza  para el Creador, sufriendo  a su vez, el tener que verlo rescatar, sin otra opción que no sea abrazarlos y colocarse, usted y ellos, bajo la luz del amor a Dios, resignadamente.

Autora: Teresa de Brito
Adaptación: Jose Luis Martín

                                        ****************************

NOTA PARA LOS AMABLES LECTORES Y SEGUIDORES DE ESTE BLOG :
POSIBLEMENTE HASTA EL PROXIMO JUEVES O VIERNES  NO PODRÉ VOLVER A PUBLICAR DE NUEVO EN ESTE BLOG, POR MOTIVOS FAMILIARES. 
Disculpadme por las molestias: Jose Luis Martín

                                         ********************************